C+ PNL

La mayoría de las personas hablan de la suerte como una bendición divina que recayó mágicamente sobre ellos, o bien, los que más hablan de lo mismo son a los que por el contrario, se les negó rotundamente o incluso se les maldijo con la mala suerte. Bueno ¿y qué hay de cierto en todo esto?, ¿existe realmente eso que llamamos suerte?. La verdad yo pienso que sí, que existe y está claramente vinculada a lo que cada uno de nosotros piensa de si mismo, es decir, no creo que naciéramos bendecido o maldecidos con ella, creo en la percepción de nosotros mismos respecto del tema. Sí, si nos vemos con suerte la tendremos, si nos decimos constantemente que tenemos una suerte increíble, la tendremos, y no por una intervención mágica o divina al respecto, sino por nuestra actitud. Nos paramos frente a la vida de distintas maneras, y si esa manera es optimista, con seguridad en nosotros mismos, claros y abiertos a tomar las oportunidades que se nos presentan, seguro seremos personas con suerte. Lo paradójico es que la suerte es igual para todos, las oportunidades son las mismas, la diferencia entre unos y otros esta en si vemos estas oportunidades y las tomamos, o las dejamos pasar, o peor aún, si ni siquiera las vemos por estar tan preocupados de sentir una profunda mala suerte.suerte 2

Richard Wiseman, psicólogo, en su libro Nadie Nace Con Suerte: El Primer Estudio Cientifico Que Enseña A Atraer Y Aprovechar La Buena Fortuna, nos muestra sus estudios con cientos de personas acerca de este tema. En uno de ellos cuenta con dos grupos de estudio, los que se consideran “con suerte” y los que no. Preparó una situación simulada con las mismas condiciones para todos, en la que los citaba a un café para una reunión con él. En la vereda frente a la puerta del café dejó en cada cita un billete de US$ 100 y dentro del café tenía actores contratados que estarían ahí en todos las citas actuando como lo hacen las personas en un café cualquiera. El resultado es que las personas que se consideran con suerte, vieron el billete antes de entrar al café, luego, por estar contentos, sintiéndose afortunados iniciaron conversaciones con personas dentro de éste, aumentando así sus redes de contacto y las posibilidades de enfrentarse a una oportunidad futura. Curiosamente, el otro grupo, paso por sobre el billete y no lo vio, entraron al café, se sentaron y esperaron a su cita, sin establecer ningún contacto y por tanto manteniendo sus redes de contacto y opciones futuras intactas.

Wiseman explica que las personas con suerte son expertas en fijarse, crear y actuar de acuerdo a las oportunidades, son muy efectivas en prestar atención a su intuición, estas personas con suerte, además esperan serlo creando profecías de autorrealización y esperan del mundo resultados positivos. Estas personas además no conciben que exista la mala suerte, moviéndose rápidamente a tomar el control cuando algo no les va bien, reelaborando la situación y convirtiéndola en algo beneficioso.

¿Y tu? ¿de que lado quieres estar?.. te invito a estar de este lado, del lado de los afortunados.